V Mesa Redonda «Mujeres y Discapacidad»

El día 6 de marzo tuvo lugar la V mesa redonda «Mujeres y discapacidad» en el salón de actos del Ayuntamiento de Quart de Poblet.

El grupo de promotoras y promotor de igualdad nacido del taller que organiza la Casa de la Dona en colaboración con el Centro Ocupacional, ha elaborado una guía de prevención de la violencia hacia las mujeres en lenguaje de lectura fácil

Carmen, Tere, Sheila, Shaila, María y Fernando, usuario y usuarias del centro Ocupacional para Personas con Diversidad Funcional Intelectual del Ayuntamiento de Quart de Poblet, presentaron en la V Mesa Redonda Mujeres y Discapacidad, un trabajo llamado a convertirse en referente para muchos otros municipios, instituciones y entidades: la primera guía de prevención de violencia para mujeres en lenguaje de lectura fácil, elaborada por personas con discapacidad intelectual bajo el título “Nosotras para nosotras”.

La actividad forma parte de los actos conmemorativos del 8 de marzo, Día Internacional de las Mujeres, coordinados por la Concejalía de Igualdad, que dirige Cristina Mora.

Este trabajo es el resultado de dos años de formación en el taller pionero sobre igualdad y violencia de género desarrollado por la Casa de la Dona con usuarios y usuarias del Centro Ocupacional, que colabora también en la actividad. 27 personas (17 mujeres y 10 hombres) lo han realizado ya y, entre ellos, las autoras y el autor de la guía asumieron la responsabilidad de convertirse en promotoras y promotor de igualdad, encargados de guiar a sus compañeros y compañeras que inician la formación y de detectar situaciones de desigualdad que se dan en su entorno para visibilizarlas, trasladándolas al equipo de intervención o las monitoras del Centro Ocupacional, así como al personal de la Casa de la Dona, con el objetivo de que se valoren y se busquen soluciones. “Trabajamos empoderando a las mujeres para mejorar su vida. Nadie tiene derecho a hacerte daño, ¡di que no!”, afirmaron en el acto.

En el desarrollo de su tarea, consideraron que era necesario elaborar una guía de prevención de la violencia hacia las mujeres que pudieran comprender todas, sean cuales sean sus limitaciones y nivel de comprensión, buscando la plena inclusión también en este aspecto, dado además que el 80% de las mujeres con discapacidad intelectual sufre violencia de género, como destacaron en su intervención. Se pusieron manos a la obra contando con el apoyo de María José Rodrigo, psicóloga de la Casa de la Dona, y Marta Tarazona, educadora del Centro Ocupacional.

Así, se aseguraron de emplear un lenguaje sencillo, con mensajes directos, eligiendo las palabras más fáciles de entender y, en caso de duda, pidiendo asesoramiento a las compañeras con más dificultades de comprensión. Escogieron, asimismo, los pictogramas más utilizados y que mejor funcionan.

Tanto la alcaldesa, Carmen Martínez, como la concejala de Igualdad, Cristina Mora, felicitaron al grupo por su trabajo y destacaron que “no puede quedarse en Quart de Poblet, es muy importante que esta guía se replique y avancemos juntas y juntos”.
La trascendencia de esta iniciativa la destacó también Alberto Alemany, director de Calidad y Transparencia de la Fundación A La Par, que trabaja por los derechos y la participación de las personas con discapacidad intelectual en nuestra sociedad. Alberto es Licenciado en Psicología por la Universidad Pontificia de Comillas y se ha especializado en el campo de la intervención, la investigación y la concienciación en torno al abuso y la discapacidad intelectual.

“Os felicito porque habéis hecho un trabajazo y esto cambia el mundo; estáis cambiando el mundo porque hacéis que las personas con discapacidad tengan más visibilidad”, dijo a las promotoras y al promotor de igualdad.

En su intervención, analizó las causas por las que las mujeres con discapacidad intelectual son más vulnerables a la violencia de género y a las agresiones sexuales. Son muchos los factores que expuso pero, en definitiva, la mayor parte están relacionadas con el contexto en el que se desenvuelve este colectivo ciudadano más que con la discapacidad en sí. Por ello, incidió en el importante papel que tienen que desempeñar las familias, los profesionales y las entidades para revertir una realidad sangrante. “La mayor experta en su vida es la propia persona con discapacidad”, afirmó y, por tanto, el respeto a sus derechos integrales como persona es la clave del cambio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *